OBESIDAD Y DIABETES TIPO 2, UNA RELACIÓN MUY TÓXICA

 In Diabetes

Hola nuevamente, hoy quiero platicarte acerca de la diabetes mellitus tipo 2 y su relación con la obesidad, sus consecuencias, su prevención y su control (pues desafortunadamente no existe cura para este mal).

Empecemos por definir qué es la obesidad: según la OMS, la obesidad y el sobrepeso se definen como una acumulación anormal o excesiva de de grasa que es perjudicial para tu salud. Dichas condiciones son factores de riesgo para numerosas enfermedades crónicas entre las que se incluyen por supuesto a la diabetes mellitus tipo 2.

La forma más sencilla para saber si tienes sobrepeso u obesidad, a parte del espejo, es calcular tu Índice de Masa Corporal (IMC).

IMC = peso actual (kg) / Altura (m)2

Ejemplo:

Un hombre de 1.77 m de altura y 96 kg de peso desea saber si su peso es el adecuado

IMC = 96 / (1.77 x 1.77) = 96 / 3.1329 = 30.642

Un IMC de 19 a 24.9 quiere decir que tu peso es correcto

Un IMC de 25 a 29.9 quiere decir que eres gord@

Un IMC de 30 ó más quiere decir que eres obes@

Esto quiere decir que el sujeto del ejemplo tiene un peso corporal que cae dentro del grado de obesidad.

Siguiendo con el ejemplo, nuestro sujeto con obesidad no solamente tiene panza, papada, lonjas, llantas y todos los defectos físicos que quieras, lo peor es lo que le ocurre por dentro:

  • Puede desarrollar trastornos cardiovasculares e hipertensión arterial, sus niveles de grasa (colesterol y triglicéridos) aumentan a tal punto que se empiezan a acumular en las venas, las arterias y la sangre (dislipidemia), reduciendo el diámetro de las primeras y volviendo espesa a la última, lo que dificulta una correcta irrigación sanguínea en sus órganos internos y sus tejidos.
  • Se producen alteraciones de la función pulmonar pues el mayor contenido de grasa en la cavidad torácica le impide a sus pulmones expandirse lo necesario produciendo una disminución del volumen respiratorio y de la respiración pulmonar siendo el problema más importante el síndrome de apnea del sueño (somnolencia diurna, dolor de cabeza matutino, cambios de carácter, irritabilidad, sueño entrecortado, ronquidos y apneas).
  • La obesidad también genera erosión constante de las articulaciones, que se degeneran con mayor rapidéz de lo normal dando como resultado artrosis (destrucción de los cartílagos) sobre todo en rodillas, caderas, tobillos y columna vertebral.

En fin, sería cuento de no acabar el mencionar cada una de las patologías asociadas a la obesidad, basta con decir que a pesar de lo perjudiciales que puede ser, casi todas son tratables y en la mayoría de los casos revertibles, y digo CASI TODAS porque hay una, tal vez la peor de todas, que si te da, vas a tener que acostumbrarte a sobrellevarla lo que te quede de vida. Sí, adivinaste, te hablo de la diabetes mellitus tipo 2.

Aquí quiero abrir un paréntesis para aclarar un poco la confusión que hay respecto a la clasificación de la diabetes y sus tipos:

  1. Diabetes mellitus tipo 1 es el tipo que ataca a los niños y/o adolescentes y no está asociada con la obesidad, simplemente hay destrucción autoinmune de las células pancreáticas que producen la insulina, también es conocida como diabetes insulinodependiente.
  2. Diabetes mellitus tipo 2 es la más común y puede atacar tanto a jóvenes como adultos mayores y a diferencia de la anterior, aquí sí hay producción de insulina pero no en la cantidad suficiente o con la calidad insuficiente por lo que es inútil y no cumple con su función.
  3. La diabetes gestacional es el tercer tipo, se suele diagnosticar en las etapas avanzadas del embarazo y se produce debido a que el cuerpo no puede producir o utilizar eficazmente la insulina necesaria para la gestación  y siempre implica un riesgo para el bebé , ya que nace con más probabilidades de desarrollar obesidad y tanto él como la madre tiene más posibilidades de adquirir la enfermedad en el futuro.

Aclarado lo anterior continuemos, la diabetes en general es una enfermedad que ataca a todas las células de tu cuerpo, ya sean nerviosas, musculares, óseas, intestinales, cardíacas, adiposas, hepáticas, etc. y por lo tanto, ya sea en el corto o largo plazo tu cuerpo va a fallar de una u otra forma. Aquí lo importante es la prevención, si corres riesgo de padecerla ocúpate en bajar 5% a 7% de tu peso corporal actual e inicia un programa de ejercicios combinados de fuerza y resistencia para mejorar tu sensibilidad a la insulina.

Si ya la tienes lo primero es controlar  tus niveles de glucosa sanguínea, de hemoglobina glucosilada (HbA1c) y acoplar el tratamiento médico con la dieta y el ejercicio, todo debe ir orientado a mantener en parámetros normales tus niveles de azúcar en sangre.

Como puedes ver, la diabetes tipo 2 es una enfermedad que se puede prevenir fácilmente, pero si te agarra, es para siempre. Aquí como con el problema de la obesidad, son tus hábitos y decisiones quienes van a determinar la cantidad y la calidad de vida que tengas hoy y en el futuro.

Puedes empezar con cosas pequeñas pero que sumadas hacen toda la diferencia, por ejemplo reduce a la mitad tu consumo de cerveza (aunque sea light), consume carne roja dos o tres veces al mes, trata de caminar un poco más de lo habitual o mejor aún, haz ejercicio aeróbico tres veces por semana y si puedes dejar el tabaco te estarás haciendo un gran favor.

En conclusión, tú decides si lo haces o te haces pero sí te puedo asegurar que lo que hoy hagas por tu salud te será recompensado con creces en tu vejez.

Si estas diagnosticad@ con Pre-Diabetes te ayudamos a erradicarla, si ya estas diagnosticad@ con Diabetes podemos mejorar tu calidad de vida, todo mediante un plan nutricional que te ayude a mantener tus niveles de glucosa estables.

Contactame dando click aquí.

Ulises Escobedo

  • Licenciado en Nutrición y Ciencias de los Alimentos
  • Especialista en Nutrición Deportiva, Prevención y Tratamiento de la Diabetes
  • Licenciado en Entrenamiento Deportivo
  • Especialista en Atletismo y Fitness
Recommended Posts

Dejar un comentario

Abrir chat